miércoles, 13 de julio de 2011

El común de las religiones

“… no por obras, para que nadie se gloríe” Efesios 2:9
La lista de religiones en el mundo es tan extensa que alcanza las decenas de miles. También es tan variada que va desde las más rigurosas religiones ascetas en monasterios, hasta considerar a un jugador argentino de fútbol un dios jaja.
Admiro a aquellas personas que dedican su vida entera al estudio de las formas religiosas de los individuos, puesto que es una disciplina que requiere seriedad y dedicación. Disto mucho de ser un conocedor de religiones, pero sí es posible que cualquier persona, haga un acercamiento superficial a uno de los aspectos que el común de las religiones busca: Un estado mejor al actual (con su respectiva noción de “lo mejor”)


Esto es a lo que las religiones le llaman “salvación”, “redención”, “liberación” y algunas otras “reencarnación”, “transmigración”, “extinción”, etc. Esta búsqueda de un estado mejor al actual es lo que da vida a las religiones. Toda religión traza una o varias formas de alcanzar dicho estado mejor.
Curiosamente la gran mayoría de las religiones basa el alcanzar el “estado mejor” en el esfuerzo humano. Muchos de los caminos de las religiones, establecen pautas de acción para que sus seguidores, al realizarlas, alcancen este estado mejor. Todo se basa en lo que puedas o debas hacer y en lo que no debes hacer. Tú eres responsable de alcanzar tu “estado mejor”.
Como ejemplo, aquí transcribo de manera muy breve, el camino que debes seguir si deseas alcanzar el “estado mejor” en algunas de las más grandes religiones a nivel mundial:
Islam
Para el musulmán, más allá de la muerte se encentra la resurrección de los muertos, el juicio y las recompensas en el paraíso o el infierno. En el juicio, Alá abre el libro de los hechos, y así, los hechos buenos y malos se pesan en una balanza, determinando así el destino del juzgado. Algunas de las buenas obras que el musulmán realiza para el día de su juicio son: el recitado de la confesión de fe (shahada) que es la declaración del credo del Islam; la oración (namaz) en el amanecer, a mediodía, en la tarde, al anochecer y al dormir siempre dirigiéndose hacia La Meca; el ayuno durante el mes noveno del calendario musulmán (o mes del Ramadán, que según la tradición es cuando Mahoma recibió de Alá el Corán); la peregrinación anual a La Meca; la obligación financiera de la ofrenda (zadat); la guerra santa (yihad), etc.Todas estas obras, ayudan a que la balanza de buenas obras sea favorable en el día del juicio de Alá. Obras para alcanzar un estado mejor.
Hinduismo
El hinduismo cree en la transmigración del alma (Samsara) a través de la ley del Karma. El alma individual (atmán) busca unirse al alma universal (brahmán) y hasta que ello se lleve a cabo, el alma individual nace una y otra vez. La ley del Karma es la que describe el equilibrio de las acciones buenas y malas del alma individual. Cuando se obtiene buen karma (a través de buenas obras) se aumenta la posibilidad de romper el ciclo de nuevos nacimientos y poder alcanzar la unión con el alma universal o liberación (Moksá). Para ello, el hinduismo ofrece caminos (margas)
Los 3 caminos clásicos son: la actividad (karma marga) el conocimiento (jnana marga) y la devoción (bhakti marga)
El camino de la actividad se basa en el cumplimiento de normas religiosas para con las deidades del hinduismo, a través de ceremonias tanto en templos como en hogares. A las deidades, se les despierta con una campanilla, se les baña, se les ofrece alimento, flores e incienso. Se debe tener comunión con la figura de la deidad recitándole, leyéndole y cantándole. En el camino del conocimiento (dividido en 4 etapas) el individuo busca la liberación a través de la meditación y el yoga en sus primeras etapas, hasta la total vida asceta en un monasterio dedicado a una vida pura, de continencia y de aprendizaje. El 3ero de los caminos, el camino de la devoción, el hindú consagra su vida a un dios personal para vencer al mal karma. Mientras más devoción se tenga a la deidad personal, más posibilidades se tienen de liberación.Estos son los caminos que el hindú puede tomar para alcanzar la liberación. Obras para alcanzar un estado mejor.
Budismo
Para el budismo, el problema de la vida es el deseo o apego a objetos externos. La solución a esta angustia de la vida es el sendero de los pensamientos correctos, la realización de buenas obras y acciones justas. Para llegar al Nirvana hay que ser libre de este mundo mediante el “camino óctuple”. Este camino, incluye, entre otras cosas: eliminar la sensualidad, las ansias y la malicia; abstenerse de bebidas alcohólicas y drogas; castidad; hablar lo correcto, conducirse correctamente y ocuparse en lo correcto. Se requiere también una vida intensa de meditación en variedad de posturas y ejercicios repitiendo ciertas palabras y frases de los “sutras”. En el origen del budismo, no existe deidad alguna. Buda enseñó que uno debe ocuparse de su propia salvación, enfatizando en el conocimiento y en la ética como formas para alcanzarlo. Según Buda, el hombre no tiene alma, sino fuerzas psicológicas llamadas “skandas” (cuerpo, sensación, percepción, formaciones mentales y conciencia) y para el budista, el alcanzar “Nirvana” (que significa “extinción”) es simplemente “no existencia”, pues el anhelar algo después de esta vida, sería nuevamente tener deseo y no alcanzar “Nirvana”
Así que mediante el camino óctuple, el budista intenta alcanzar Nirvana. Obras para alcanzar un estado mejor.
Judaísmo
El concepto de salvación para los practicantes del judaísmo se basa en el cumplimiento de los preceptos que Dios ha establecido en las Escrituras (Torá) Para la mayoría de los practicantes del judaísmo, se entienden 613 preceptos (mitzvot) a cumplir para los judíos y 7 “leyes de Noaj” (Noé) a cumplir para aquellos que no son judíos (gentiles). El cumplimiento estricto de dichos preceptos ordenados por Dios es lo que conduce a la vida. Un fiel o justo (tzaddik) es quien procura cumplir estrictamente con dichos mandamientos. Estos mandamientos incluyen cuestiones de dieta, de conducta, de abstinencia de conducta, de vestimenta, de días de fiesta, del día de reposo, etc.
El centro de la vida en el judaísmo es el cumplimiento de los mandamientos ordenados por Dios en la Ley (Torá). Obras para alcanzar un estado mejor.
Algunas religiones orientales
El confucianismo que surgió como un sistema basado en la importancia de la familia y la sociedad, hoy se ha convertido en religión. El confucianismo en su origen era un modo de vida que jerarquizaba las relaciones correctas mediante el “Li” que es el código correcto de hacer las cosas. La manera correcta de hacer las cosas genera bienestar, tanto en la familia, sociedad, gobierno. Su sistema enfatiza la necesidad de hacer el bien (jen), la corrección de la justicia (yi), la sabiduría (chih) y la fidelidad (hsin). Estas 5 virtudes además de benevolencia, bondad, amabilidad, gracia y afecto, forman el eje del estilo de vida del practicante del confucianismo. El seguir estas normas de conducta, garantiza el bienestar individual y colectivo. Obras para alcanzar un estado mejor.
El taoísmo, el camino trazado por Lao Tzu, es un camino que idealiza una vida en armonía con la naturaleza. Para seguir el Tao (camino) es necesario ser pasivo, inactivo, dejar de esforzarse y solo dar prioridad a la naturaleza, a lo espontáneo y apreciar la belleza de la vida. Está basado en realizas actos que vayan acordes con ganar favor de las fuerzas naturales y la adoración de seres misteriosos del mundo de los espíritus y la naturaleza; por ejemplo, si uno construye su casa sobre la cueva de un dragón, tendrá buena fortuna; adorando espíritus buenos se aleja la maldad o adorando espíritus de los antepasados, se puede contar con seguridad y procurar la buena suerte. También es una religión basada en las buenas obras. Algunos templos taoístas tienen ábacos gigantes para contabilizar las buenas obras que se van realizando. Obras para alcanzar un estado mejor.
Algunas religiones derivadas del cristianismo
El catolicismo romano afirma que la salvación se obtiene mediante dos cosas: la gracia de Dios y las buenas obras o actos de caridad. La Gracia de Dios es obtenida a través de siete sacramentos que la Iglesia Católica suministra a los fieles: el bautismo, la confirmación, la eucaristía, la reconciliación, el matrimonio o el sacerdocio y la unción de los enfermos.
Dentro de los actos piadosos que se deben realizar, además de los 10 mandamientos, la Iglesia establece 5 mandatos para los fieles: oír misa entera los domingos y fiestas de guardar; confesar pecados mortales cuando menos una vez al año, en peligro de muerte y si se va a comulgar; comulgar por pascua de resurrección; ayunar cuando lo manda la santa madre iglesia y ayudar a la iglesia en sus necesidades materiales. Estas son, entre otras cosas, las acciones que debe tomar el creyente para alcanzar la salvación. Dios da la salvación por gracia, pero es necesario que el creyente realice ciertos actos para poder obtener esta salvación. Obras para alcanzar un estado mejor.
Los Testigos de Jehová (Sociedad Watchtower) establecen 4 requisitos básicos para obtener la salvación: adquirir conocimiento acerca de Dios y de Jesucristo; obedecer las leyes de Dios y amoldar la vida de uno a los requisitos morales que se encuentran en la Biblia; asociarnos con el conducto de Dios, su organización (la Sociedad Watchtower) y ser leales a esta organización establecida por Dios. La doctrina de la Sociedad Watchtower enfatiza en sus publicaciones la necesidad de estar trabajando dentro de la organización, para obtener así el galardón de la vida eterna. Obras para alcanzar un estado mejor.
Los mormones (Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) indican que Dios estableció algunos pasos para el progreso eterno de sus hijos espirituales, y así obtener la vida eterna con plenitud de gozo. Para la doctrina mormona, esta vida es la oportunidad que Dios le da al creyente “para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare” (Perla de Gran Precio, Abraham 3:25). El libro del mormón también enseña a pasar por el mundo de los espíritus después de la muerte, para adquirir más conocimiento y así ayudar al progreso eterno. Según sus obras, Jesucristo juzgará quienes obtendrán un cuerpo físico perfecto en la resurrección. Obras para alcanzar un estado mejor.
EL COMUN DENOMINADOR.
Con una vista muy superficial a algunas de las más grandes religiones y sistemas de pensamiento a nivel mundial, nos damos cuenta que todas se parecen en algo: buscan hacer algo para obtener algo mejor. Algunas de ellas enfatizan en la adquisición de conocimiento, otras en la vida privada de placeres, otras en la vida llena de buenos actos.
EL EVANGELIO DE LA GRACIA.
El cristianismo es completamente diferente a esta visión. El cristianismo establece que la salvación es un regalo de Dios a la humanidad a través de la fe en el Señor Jesucristo. Por supuesto que también el cristianismo anima al creyente a vivir una vida llena de buenas obras para con los demás, pero ello brota de un corazón ya redimido por Dios, no de un corazón que busque alcanzar la salvación mediante sus buenas obras. El cristiano reconoce que solamente Dios es quien puede salvar a la humanidad caída. El cristiano entiende que el hombre no tiene la capacidad de reconciliarse con Dios mediante sus propias fuerzas. El hombre no se puede salvar. El hombre necesita ser salvado por Dios. Sólo Dios tiene la capacidad de salvar al hombre. El cristiano acepta con humildad y con inmensa gratitud el pago por nuestra justicia hecho por el Hijo de Dios. Jesús es quién obtuvo nuestra salvación. Nosotros la aceptamos como el más grande regalo de amor hecho a la humanidad.
“Y los que oyeron esto dijeron: ¿QUIÉN, PUES, PODRÁ SER SALVO? Jesús les dijo: Lo que es IMPOSIBLE para los hombres, es POSIBLE para Dios.” Lucas 18:27

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada